Ir directamente a la información del producto
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos Blanco
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos Chocolate
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos Gris veteado
  • Ropero Diana 1.20 sin espejo Roperos
1 de 30

Ropero Diana 1.20 sin espejo

Precio habitual
$ 4,300.00 MXN
Precio habitual
$ 4,650.00 MXN
Precio de venta
$ 4,300.00 MXN
Color

Material resistente

    El material es de MDF, que a diferencia del aglomerado ofrece mayor durabilidad y resistencia.

    Fácil de transportar, incluso en puertas pequeñas o angostas

      Se desmonta en 3 partes y cuenta con rodajas

      Espacio multifuncional

      • Espacio para colgar de 73 x 104
      • Maletero de 40 x 115 x 45
      • Puerta con llave, 2 entrepaños en su interior de 35 x 38 x 40
      • 4 caajones  de 11 x 52 x 38 con corredera metálica

      Medidas

      • Alto: 2.10
      • Largo : 1.20
      • Fondo: 50

      También te puede interesar

      ¿Qué es el MDF?

      Customer Reviews

      Based on 1 review
      100%
      (1)
      0%
      (0)
      0%
      (0)
      0%
      (0)
      0%
      (0)
      D
      Diego Flores
      Ropero Diana sin espejo

      El ropero es bastante fácil de transportar y armar si se tiene mudanza. Es muy bonito y también espacioso. Eso sí, hay que manejarlo con cuidado tanque la pintura puede botarse y deformarse el mueble, sin si quiera hacerse una abolladura.